trienio.com.mx

Cirrosis inducida por alcohol

Cirrosis inducida por alcohol

La cirrosis es una enfermedad en la cual el tejido sano del hígado es reemplazado por tejido cicatrizal que, con el tiempo, impide que el hígado funcione correctamente. La cirrosis inducida por alcohol (también conocida como cirrosis alcohólica) es el término que se usa para describir la cirrosis que ha sido causada por beber cantidades excesivas de alcohol, generalmente, durante muchos años.

En la cirrosis, las células sanas del hígado son gradualmente reemplazadas por tejido cicatrizal en un proceso llamado fibrosis. Si esto ocurre, el tejido del hígado, que debería ser liso, se torna noduloso y duro. La cirrosis inducida por alcohol hace referencia específicamente a la cirrosis causada por beber alcohol. La cirrosis puede también ser causada por infecciones hepáticas, como hepatitis B y C, y por algunas enfermedades hereditarias del hígado.

La cirrosis es el tipo más grave de un conjunto de enfermedades hepáticas relacionadas al consumo de alcohol. Si bebes cantidades excesivas de alcohol puedes contraer enfermedades como enfermedad del hígado graso o hepatitis (inflamación del hígado). La enfermedad simple de hígado graso generalmente puede revertirse al dejar de beber. Las personas que siguen bebiendo en exceso corren riesgo de desarrollar un tipo más grave de enfermedad hepática, como hepatitis o cirrosis.

La cirrosis se clasifica como compensada o descompensada. Si tienes cirrosis compensada tu hígado generalmente puede soportar el daño y continuar realizando la mayoría de las funciones importantes. La mayoría de las personas con cirrosis compensada tienen pocos síntomas o ninguno. Sin embargo, sin tratamiento, es probable que desarrolles cirrosis descompensada (aunque esto puede llevar muchos años). Si tienes cirrosis descompensada generalmente tendrás síntomas y complicaciones graves.

Síntomas de la cirrosis inducida por alcohol

Es posible que en las primeras etapas de la cirrosis no tengas ningún síntoma y tu médico haya detectado signos de daño en el hígado mediante un análisis de sangre de rutina. Los primeros síntomas pueden incluir:

- pérdida de apetito

- náuseas y vómitos

- picazón en la piel

- pérdida de peso

Sin embargo, a medida que la cirrosis avanza, los síntomas pueden incluir:

- color amarillento en la piel y/o en la parte blanca de los ojos (esto se llama ictericia)

- hinchazón del abdomen (barriga) y piernas

- pérdida de tejido muscular

- aparición de vasos sanguíneos con forma de araña en la piel

- hematomas y hemorragias que aparecen con facilidad

- vómitos de sangre o sangre en las heces (de apariencia negra alquitranada y de olor desagradable)

- confusión o falta de memoria

- alta temperatura (fiebre) debido a una infección (si tienes cirrosis es más probable que contraigas ciertas infecciones)

- cambios sexuales – si eres hombre podrías notar que tienes menos vello corporal, testículos más pequeños (atrofia testicular) y más tejido mamario (ginecomastia); si eres mujer podrías tener períodos irregulares

La cirrosis no siempre es la causa de estos síntomas, pero si los tienes consulta a un médico.

Si vomitas sangre, tus heces son negras o tienes fiebre debes buscar atención médica urgente.

 

Prevención de la cirrosis

La mejor forma de reducir las probabilidades de tener cirrosis inducida por alcohol es limitar la cantidad de alcohol que bebes, o simplemente no beber alcohol. Dejar de beber alcohol también puede evitar el avance de la cirrosis si ya la tienes.

Las pautas actuales en el Reino Unido para beber con moderación son las siguientes:

- Las mujeres no deben beber regularmente más de dos o tres unidades de alcohol por día.

- Los hombres no deben beber regularmente más de tres a cuatro unidades de alcohol por día.

Es fácil calcular mal las unidades de bebida que tomas. Los siguientes ejemplos pueden ayudarte a llevar un seguimiento de la cantidad que bebes. Tenlos presente para asegurarte de beber con moderación sin exceder los límites:

- Una pinta de sidra al 6% de alcohol por volumen (apv) son alrededor de 3,4 unidades.

- Una pinta de cerveza al 5% de apv son 2,8 unidades.

- Un vaso normal de vino (175 ml) al 13% de apv son 2,3 unidades.

- Un vaso grande de vino (250 ml) al 12% de apv son 3 unidades.

- Una medida de aguardiente al 40% de apv es 1 unidad.

Ten presente que las pautas para el consumo de alcohol pueden variar de un país a otro. Para más información, consulta a tu médico de cabecera.

Trienio Radio

  22.05.2019 Ferienhaus Ostsee

Salud

Huauchinango

 

 

¿Si hoy fueran las elecciones para gobernador de Puebla, por quien votaría?

Loading ...